Badajoz cristiana

Batalla de las Navas de Tolosa, cuadro de Van Halen expuesta en el palacio del Senado (Madrid)

Batalla de las Navas de Tolosa, cuadro de Van Halen expuesta en el palacio del Senado (Madrid)

En 1212 los reinos cristianos de la península, excepto el de León, se unieron formando un gran ejército que derrotó al ejército almohade en la batalla de Las Navas de Tolosa (Jaén).

A partir de esta batalla, cada ciudad musulmana se debería defender sola de los ataques cristianos; y así la ciudad de Badajoz fue ocupada, sin ofrecer apenas resistencia, por el rey leonés Alfonso IX, el día 19 de marzo de 1.230, de ahí que el patrón de la ciudad sea San José, al que se levantó la primera ermita cristiana, y que el escudo de la ciudad tenga un león como símbolo del reino cristiano que tomó la ciudad. Con esta conquista se inicia la etapa cristiana de Badajoz. Otras crónicas fechan la toma cristiana de Badajoz, el 3 de junio de 1.230, festividad del Espíritu Santo.

Todo hace suponer que la ocupación de Badajoz por los cristianos en 1230 no se hizo al asalto, sino de forma pactada con sus defensores musulmanes, que conocedores de la inutilidad de resistir, puesto que la ciudad había quedado aislada en medio de un extenso territorio ya dominado por los cristianos, acordaron entregar la ciudad de forma pacífica mediante pacto que incluyera el respeto a la vida de sus moradores, sus propiedades y cierta tolerancia hacia sus creencias religiosas, a cambio de acatar pacíficamente la nueva situación y pagar los tributos pertinentes.

El ejército que tomó la ciudad estaba compuesto además de por soldados del ejército del rey leonés, por efectivos de las Órdenes Militares del Temple, Santiago y Alcántara, numerosos caballeros salmantinos y portugueses así como algunos castellanos.

Según la tradición, la mezquita mayor de una ciudad musulmana, al ser conquistada se transformaba en catedral cristiana. En el caso de Badajoz no fue así; la primera catedral de la ciudad, Santa María del Castillo (Santa María de la Sée), se construyó sobre la mezquita privada del alcázar, mezquita privada que se mandó construir Ibn Marwãn con permiso del emir omeya 'Abd Alláh; la mezquita principal (mezquita aljama) estaba como es lógico en toda ciudad musulmana, en la Medina, fuera de la alcazaba, posiblemente en la actual iglesia de San Agustín.

Catedral ordenada levantar por el rey Alfonso X "El sabio"

Años más tarde se ordenó construir una nueva catedral extramuros de la alcazaba, la actual de San Juan Bautista, por mandato del rey Alfonso X, a mediados del siglo XIII.

El rey Sabio, se encargó de poner orden en la abandonada retaguardia extremeña, y de su reinado nos interesa destacar cuatro hechos, todos beneficiosos para la ciudad y la región:

1ª.- En 1225 crea el Obispado de Badajoz donando al mismo las localidades de Campo Maior y Ouguella

2ª.- En 1258 confirma el Fuero y Repartimiento de Badajoz en la localidad de Valladolid

3ª.- En 1267 recupera el triángulo Mértola-Noudar-Mourào a cambio de ceder los ficticios derechos sobre el Algarve

4ª.- En 1278 arrebata la encomienda “Del río de Olivençia aquende” que la Orden del Temple había creado desde su enclave en Alconchel, y entrega sus tierras al Concejo de Badajoz

Badajoz pasó a convertirse en municipio o consejo de realengo, es decir, bajo la autoridad directa del rey, lo que denota la significación y valor de la ciudad. Las ciudades reales del reino de León fueron escasas, y todas ellas recibieron extensos alfoces o términos. Así el término municipal de la ciudad de Badajoz es todavía el tercero mayor de España, tras los de Cáceres y Lorca.

Dada la importancia de Badajoz como lugar estratégico ante el avance de reconquista sobre los territorios musulmanes por un lado y como fortaleza para frenar las ambiciones expansionista de los diferentes reyes portugueses por otro, al Concejo de la ciudad se le concedieron las máximas insignias de jurisdicción en cuanto a la capacidad de impartir justicia y ejecutar sentencias. Dichas insignias eran: la vara, picota, cepo, horca y cuchillo.

La Vara era el distintivo del que impartía justicia, normalmente el alcalde, la versión que queda de ella hoy en día es lo que conocemos como Bastón de mando. La Vara podía ser Baja o Normal, y Alta, en la parte superior la Vara llevaba una cruz para tomar juramento. Los Concejos de Vara Baja sólo podía juzgar sobre asuntos menores, la Alta incluía la capacidad de imponer hasta pena de muerte y ejecutarla. Nuestra ciudad disponía de un Concejo de Vara Alta.

La Picota o Rollo era el símbolo externo que indicaba que en esa localidad se administraba justicia. Era el lugar donde se llevaban a cabo ciertas sentencias. Solían disponer de varias argollas o agarraderos donde se ataba a los reos para azotarlos o ejecutarlos, o donde se dejaba al reo inmovilizado con el Cepo, para exponerlo a la vergüenza pública durante varios días, o bien se dejaba colgando de unos garfios, el cadáver o la cabeza del ejecutado para escarmiento público. Las Cortes de Cádiz en 1812 ordenaron destruir estos símbolos de administración de justicia, algunos han llegado hasta nuestros días, especialmente en la provincia de Cáceres. En Badajoz posiblemente se encontrase en el camino llamado de Talavera, en las proximidades de la muralla.

Torre de Las Siete VentanasTorre de Las Siete Ventanas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Torre de Las Siete Ventanas (Actual y en dibujo Vista de Israel Silvestre)

En cuanto a la horca, lo normal era levantar el patíbulo para cada ejecución. Según las informaciones que tenemos, las ejecuciones desde el siglo XV se celebraban en la Plaza Alta.

Tradicionalmente, se mantiene que algunos reos eran posteriormente colgados en una de las torres de la Alcazaba, la Torre de las Siete Ventanas, situada cerca de la Puerta de la Coracha, la cual conserva el saliente de hierro desde el que se colgaba al reo.

Al ser la horca una pena infame, no podía ser aplicada a los nobles, la ejecución de éstos consistía en cortarles la cabeza y esta pena sólo estaban autorizados a ejecutarla, aquellos concejos que como Badajoz tuvieran la jurisdicción de Cuchillo. La decapitación se realizaba con hacha o montante que consistía en una espada de gran tamaño manejada con ambas manos. Este tipo de ejecuciones también se realizaron en la Plaza Alta.

Judería y Morería

Tras la toma de Badajoz por las tropas cristianas de Alfonso IX de León, el 19 de Marzo de 1230, a los antiguos moradores se les respetó parte de sus bienes, pero por lo general fueron desalojados de sus viviendas siendo ocupadas por los cristianos.

La población musulmana se fue ubicando entre la Torre de la Atalaya y la orilla del Rivillas, esta zona es la que propiamente podemos considerar la morería de Badajoz, que comprendía las actuales calles de Campillo, Constantina, Jarilla, Peralillo, Castillo, Concepción y limitando con la judería en su borde occidental, calles Arjona, Cerrajería y San Lorenzo.

Los judíos vivían en Badajoz diseminados por la ciudad, aunque seguramente se produciría una mayor concentración en las cercanías del castillo, donde había una sinagoga en torno a la cercana plaza principal, hoy Plaza Alta. Cuando en 1480 se ordena el apartamiento de los judíos, se formaría el barrio que ha quedado como judería y donde seguramente ya vivían muchos de ellos.

Tenemos noticias de dos sinagogas en Badajoz. Una pudo situarse en el castillo y la otra en la esquina de la calle Norte con Concepción.

La judería de Badajoz estaba pues, próxima a la Plaza Alta, alrededor de la plazuela de Santa María debajo de la cual se ubica actualmente el parking municipal. Las calles principales de la judería eran Zapatería, del Burro (hoy calle Norte), Arjona, Cerrajería (hoy Brocense), Corregidores (hoy Soto Mancera) y San Lorenzo.

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License